El mérito de PODEMOS

“No es tarea fácil dirigir a hombres; empujarlos, en cambio, es muy sencillo” Rabindranath Tagore

paro_registradoEl mayor mérito de PODEMOS, más allá de estimular a la gente indignada por la crisis, para que busquen culpables en el sitio equivocado, y más allá de haber logrado transformar esa indignación en posibles votos; está el haber conseguido, a través de dar refugio a todos aquellos que, no creyendo en el sistema, si pretenden aprovecharse de sus frutos; cambiar la visión que el país tiene de si mismo. Su mayor obra, es ocultar la situación real,  que no se vea el país que es España sino la realidad virtual que ellos y sus periodistas de cabecera han ideado.

En Noviembre, hemos asistido a la mayor rebaja del desempleo en 19 años. Bien es verdad que partimos de muy arriba, bien es verdad que cuesta que se note, pero no por ello es menos cierto, que estamos mejor que hace un año.

Cuesta entender de primeras, el tiempo que llevamos esperando ver lagráfica del paro hacia abajo, y que, cuando sucede y se mantiene, en la calle de lo que se hable sea de cosas totalmente ajenas y totalmente desenfocadas. Cuando hablas de los logros de estos tres años de legislatura, tus amigos llaman ladrones a los tuyos y te tildan de loco; tus enemigos cosas aún peores, para devaluarlos. Ser político hoy en día, es peor que ser árbitro de fútbol. Salvo que seas de PODEMOS, que entonces eres como una estrella de Rock, todos los demás son automáticamente insultados, vilipendiados y catalogados, sin juicio previo y sin pruebas, de chorizos.

El mayor mérito de Pablo Iglesias es que hablemos de Púnicas,  Gurteles, ERES o Mareas; y no de los 95.000 afiliados nuevos a la Seguridad Social este mes; tampoco de sus entrevistas en La Sexta o la SER donde hizo el ridículo. Su mayor logro es que la noticia del paro, en un telediario como el de antena 3, se desarrolle en el minuto 16, pero cada vez que un juez mueva un papel, se dediquen tres horas, y se abra los telediarios varios días con la noticia, aunque no sepan exactamente lo que sucede ni tengan claro lo que se investiga.

Empezamos a estar inmunizados contra la prensa que miente o manipula, y ejemplos no nos faltan. En local tenemos casos como El Comercio, periódico que no le importa poner titulares falsos; y en clave nacional El Mundo, que le inventa cuentas en Suiza al Alcalde de Barcelona, y aquí no pasa nada. Ni una disculpa ni una rectificación.

Una imputación va a 4 columnas en un diario, y cuando la levantan, va en un recuadro marginal; ejemplos como el de  Acebes que fue desimputado en la Gurtelo la alcaldesa socialista de Avilés en el caso Niemeyer, cuesta encontrarlos en la prensa del día. Parece que una vez que ya no sirven a los intereses de los medios de comunicación, ya no son noticia. Las informaciones ya no son las que son, ahora son las que los periodistas quieren que sean.

Es triste, pero vende más la corrupción que los logros económicos. El descenso del paro en el último año de 296.000 personas,  la subida de cotizantes a la Seguridad Social, en 400.000 nuevos afiliados (además en todos los sectores); o  la mejoría en la contratación indefinida en un 28%; son noticias de segundo bloque. Se devalúan los logros porque no cotiza tan alto la alegría como la indignación.

Los medios han pasado de ofrecer las noticias que surgen, a ser elementos activos de las mismas. Un periódico no necesita pruebas de lo que publica, la obligación de demostrar culpabilidad ha mutado en la obligatoriedad de demostrar inocencia. Generan, por puro egoísmo comercial,  una situación ficticia de inseguridad e intentan convertir un país con una corrupción baja, según los organismos internacionales, en uno al nivel de repúblicas bananeras. A estas, sin embargo, las elevan algunos a la categoría de ejemplos a seguir.

Transparencia Internacional es una organización sin ánimo de lucro, que anualmente publica un informe de percepción de la corrupción por parte de los ciudadanos.

El informe de 2013 nos colocaba en el Puesto 40 (1 es menos corrupción y 175 el que más), por abajo, Venezuela ocupa el puesto 160, Ecuador en el 102 y Bolivia en el 106. Todos los ejemplos que Pablo Iglesias quiere que imitemos, están infinitamente peor.

Este año 2014, el mismo informe, publicado hoy 3 de diciembre, nos coloca en elpuesto 37. Hemos mejorado 3 mientrás que Venezuela,  baja al puesto 161, Ecuador ha caído al 110 y Bolivia, mejora ligeramente al 103.

El lenguaje en estos casos, lo es todo y como ofrecerlo a la población aún más.

La Sexta, imparcial cadena de izquierdas, al informar sobre el reciente informe de esta ONG, interpreta los resultados como malos y la percepción como alta.

Es muy distinto decir, “España mejora tres puestos en la percepción de la corrupción” que decir que “la percepción de la corrupción en España es alta”. Según esta ONG, es más baja que en Italia.

Un par de ejemplos, cuando en la operación púnica imputan a 53 personas, se habla de corrupción política, cuando solo 11 son políticos. La mayoría (42 para quien tenga pereza y no quiera echar la cuenta), son empresarios, funcionarios y algún Guardia Civil ¿Por qué no hablar de corrupción empresarial? Porque no vende igual ni sirve al mismo propósito

En la operación enredadera, hay 32 imputados entre funcionarios y empresarios; ningún político activo¿Son todos los funcionarios corruptos? ¿Por qué este doble rasero de adjetivar una y no otra?

Al final, los únicos beneficiados de estas maniobras de los medios de comunicación, y esta vorágine de ver quien muestra más corrupción en sus teles y periódicos, solo beneficia a uno, PODEMOS.

Mientras la partida se juega en su tablero y con sus fichas, perdemos oportunidades de seguir avanzando en la modernización de las estructuras del país. Tan  necesitadas de una profunda reforma, y que no puede llegar de la mano, de quien pide volver al sistema quebrado de Cajas de Ahorros públicas. Cada vez que debatimos lo que los chicos de Iglesias y Monedero quieren, dejamos sin hablar algo que de verdad importa.

Solo la oposición política sin programa, los que nada tienen que ofrecer, salen beneficiados de esta campaña de desprestigio social que sufre la política. Es más fácil teorizar que bajar a la tierra, más sencillo desprestigiar que enfrentar ideas.

España necesita que los políticos honrados puedan trabajar en paz, y los que no lo sean, necesitamos que vayan desfilando para la cárcel, pero sin convertir los tribunales en un Reality. No necesitamos más populistas con miedo a responder a las preguntas que se le plantean, sino políticos con ideas frescas. Necesitamosbajar a la realidad para mejorarla, para seguir trabajando como hasta ahora en reducir el paro y solucionar los problemas de los españoles; en lugar de agobiarlos con unos nuevos que no sabían que tenían, hay que solucionar los que realmente tienen. Debemos buscar los debates que interesan y abandonar los ficticios.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s